529 Views

Gifs tristes de amor con poemas de tristeza para un corazón roto



Ayer soñé que el hielo quemaba y que el fuego helaba. Y por soñar imposible, soñé que me amabas.

Tener el corazón roto por descubrir que la persona que tenías al lado te dejó de querer se siente igual que estar en un lugar maravilloso y tener que irte, sabiendo que darías todo por quedarte a vivir ahí. Duele mucho tratar de comprender qué fue lo que hiciste mal, qué cosa de ti no le gustó. A veces parece tan absurdo como de la noche a la mañana una persona puede dejar de quererte. Pero sucede y es lamentable. Si lo has vivido en carne propia, estos poemas de tristeza con movimiento son para ti.

Galería de imágenes con poemas de desamor en movimiento

Puede que después de lo ocurrido, ya sea porque aquella persona especial para ti no te haya correspondido como lo esperabas, o porque la persona que estaba a tu lado se fue, se marchó, dejándote un enorme vacío en el corazón, el dolor es el mismo, pues ya no se encuentra a tu lado. Esta galería de imágenes de desamor con movimiento te presenta unos poemas de tristeza que describirán cómo es que se siente tu corazón después de lo sucedido.

Dicen que no hay nada peor que pedirle a alguien que se quede, cuando lo que desea en realidad es irse. No lo retengas. Nadie merece tener al lado a alguien que no le corresponde, pues a la larga eso hace mucho más daño. En las imágenes gif de desamor que te presentamos hoy encontrarás unos poemas de tristeza enfocados en ese amor que se ha ido de tu vida, en aquel amor que no te correspondió o que nunca estuvo interesado en ti. Es duro aceptarlo, pero expresarlo mediante estos poemas tristes de amor será de mucha ayuda para ir poco a poco superándolo.

Poemas de tristeza 3

Estaba dormido y no te sentí, desperté y ya no estabas. Pronuncié tu nombre y hubo silencio, volví a llamarte y solo más silencio. Me inquieté, lloré. Tu ausencia me dolió y tu recuerdo empezó.

Es muy probable que tengas el sentimiento de dar marcha atrás, de querer volver el tiempo y hacer todo lo posible para que esa persona se quede contigo, pero es imposible. No hay nada que puedas hacer para que un sentimiento tan precioso como el amor nazca en el corazón de una persona. Solo es momento de dejarle ir con estos poemas de tristeza con los que seguramente te sentirás identificado. Verás que poco a poco el dolor que hay en tu corazón irá desapareciendo y el amor que sentías por él o ella se irá disipando entre otras cosas, personas y actividades.

Poemas de tristeza para un corazón lastimado

  1. Ayer soñé que el hielo quemaba
    y que el fuego helaba.
    Y por soñar imposible,
    soñé que me amabas.
  2. Nunca dijimos adiós, ni siquiera
    nos regalamos una última mirada,
    no hubo signos en la cadena helada
    cuando fue rota, cuando desatados descendimos. Nunca dijimos adiós, Mary Elizabeth Coleridge.
  3. Estaba dormido y no te sentí,
    desperté y ya no estabas.
    Pronuncié tu nombre y hubo silencio,
    volví a llamarte y solo más silencio.
    Me inquieté, lloré. Tu ausencia me dolió
    y tu recuerdo empezó.
  4. No vengas cuando esté muerto
    a derramar tontas lágrimas sobre mi tumba,
    a pisotear alrededor de mi cabeza caída,
    atormentar el infeliz polvo no nos salvará;
    deja que el viento me acaricie y que las aves me lloren,
    pero tú, sigue de largo. No vengas cuando esté muerto, Alfred Tennyson.
  5. Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido:
    yo, porque tú eras lo que yo más amaba,
    y tú, porque yo era el que te amaba más.
    Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
    porque yo podré amar a otras como te amaba a ti,
    pero a ti no te amarán como te amaba yo. Al perderte yo a ti, Ernesto Cardenal.
  6. Entre el mínimo incendio de la rosa
    y la máxima ausencia del lucero,
    se quedó tu recuerdo prisionero
    viviendo en cada ser y en cada cosa. Siempre tú, Jorge Robledo Ortiz.
  7. Nunca llores por un amor muerto,
    ya que rara vez el amor es verdadero.
    Él cambia sus ropas del rojo al azul,
    y del más brillante azul al rojo,
    el amor ha nacido a una muerte prematura,
    y rara vez es sincero. Amor muerto, Elizabeth Siddal.
  8. Corazón, le olvidaremos
    en esta noche tú y yo.
    Tú, el calor que te prestaba.
    Yo, la luz que a mí me dio.
    Cuando le hayas olvidado
    dímelo, que he de borrar
    aprisa mis pensamientos. Poema 37, Emily Dickinson.
Poemas de tristeza 8

Corazón, le olvidaremos en esta noche tú y yo. Tú, el calor que te prestaba. Yo, la luz que a mí me dio. Cuando le hayas olvidado dímelo, que he de borrar aprisa mis pensamientos.

Nadie te amará como lo hice yo

Estos poemas de tristeza nos confirman que de eso no hay duda. Cuando un amor es sincero, a veces no importa si este solo va de ida y no de vuelta. Cuando el corazón se ha enamorado de verdad es sumamente complicado hacer de cuenta que no pasó nada cuando todo se terminó. Siempre decimos que nadie comienza una relación pensando en que algún día esta se terminará, al contrario, uno pone todas sus esperanzas  e ilusiones en esa persona y espera poder compartir con ella momentos para siempre.

Pero una vez que todo se termina te das cuenta que el amor es mucho más que todas las promesas que alguna vez se hacen. El amor es mucho más que uno y que otro momento feliz, pues el amor de verdad no te deja con el corazón destrozado a medio vivir. Pero sin duda alguna hay algo que aquella persona que se fue y te dejó el alma lastimada no ha tenido en cuenta y estos poemas de tristeza lo dicen: puede que ya no sienta lo mismo por ti, pero jamás encontrará a alguien que le ame de la forma en que lo hacías tú.

Poemas de tristeza 5

Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido: yo, porque tú eras lo que yo más amaba, y tú, porque yo era el que te amaba más. Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo: porque yo podré amar a otras como te amaba a ti, pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Si es que su adiós te tomó de sorpresa y no hay culpa alguna en tu conciencia, entonces debes tener presente que tú no fuiste quien lo tiró todo por la borda, aunque eso te haga sentir peor. Debes quedarte con la tranquilidad de saber que, como dicen estos poemas de tristeza, tú lo diste todo. Entregaste tu amor desinteresado así este no haya sido bien recepcionado.

A veces aprendemos de la forma menos deseada que no se puede esperar nada de nadie. Y es mejor así. Cuando a veces uno se esmera en dar lo mejor de sí para la persona que ama, espera que esa persona haga lo mismo, pero no siempre sucede. Y se queda esperando algo que jamás sucederá y esa espera lastima mucho más. Nadie amará a esa persona como la amaste tú, pero tranquilo, tranquila, que tú sí podrás a alguien más como lo amabas a él o a ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *